Lucha sin descanso contra el incendio de Sierra Bermeja.

El incendio quema ya 7.400 hectáreas, obligando a evacuar a 1.700 personas este domingo.

El incendio forestal declarado el pasado miércoles en Sierra Bermeja continúa activo y ha obligado este domingo a desalojar a unas 1.600 personas de seis municipios malagueños (Jubrique, Genalguacil, Faraján, Pujerra, Alpandeire y Júzcar). Centenares de bomberos han trabajado sin descanso en la quinta noche de lucha contra el incendio que se extiende por un perímetro de 85 kilómetros. El portal Incendios España eleva la extensión calcinada a las 9.000 hectáreas, basándose en imágenes de satélites. La virulencia del fuego mantiene desalojados a 1.700 vecinos de seis municipios de la serranía de Ronda, que han dormido en casas de familiares, albergues y hoteles que han ofrecido sus habitaciones a los afectados, obligados a huir de unas llamas que se avivaron durante el fin de semana y que siguen sin control. Otros mil, vecinos de Estepona y Benahavís, han podido regresar a sus viviendas —la mayoría segundas residencias―. Ellos fueron los primeros evacuados.

El director del COR del Infoca: “Estamos ante el incendio más complejo que hemos conocido en los últimos tiempos»

El director del Centro Operativo Regional (COR) del Plan Infoca, Juan Sánchez, ha subrayado este domingo que el fuego que afecta a Sierra Bermeja desde el pasado miércoles “es probablemente el incendio más complejo que hemos conocido los servicios de extinción de incendios forestales en España en los últimos tiempos«.

“Llevamos mucho tiempo hablando de la complejidad que provoca el abandono del medio rural o el cambio climático y hoy lo estamos viviendo en primera persona”, ha afirmado Sánchez, quien ha informado desde el Puesto de Mando Avanzado de Estepona sobre la evolución del referido incendio, declarado el pasado miércoles y que permanece activo, junto al consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo; la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo; el subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas, y agentes del Infoca y de la UME.

Heridos dos bomberos que suman al fallecido del pasado jueves.

Dos bomberos forestales del Infoca han sido resultado heridos durante las tareas de extinción del incendio de Sierra Bermeja. Ambos accidentes tuvieron lugar ayer por la tarde, sin relación entre sí, dadas las condiciones de «extrema dureza» en las que trabajaron por el avance del fuego. En ambos casos, se trató de siniestros fortuitos producto de la inestabilidad del terreno y lo escarpado de la orografía en la que se están viendo obligados a trabajar los profesionales que luchan en estos momentos contra el incendio.

Estos dos accidentes se suman al que se produjo el jueves y que le costó la vida al bombero forestal Carlos Martínez Haro, de 44 años. El profesional se vio atrapado por el fuego cuando participaba en su extinción.

Objetivo: salvar el pinsapar de Los Reales.

Sierra Bermeja tiene innumerables valores ecológicos, pero la joya de la corona es el pinsapar de Los Reales, entre Genalguacil, Estepona y Casares. Allí es donde decenas de efectivos de Infoca se afanan sobre el terreno para contener las llamas en el paraje conocido como Barranco del Infierno para que no alcancen al núcleo principal de estos árboles únicos en el mundo. Desde la Junta se esfuerzan por recalcar que el pinsapar no se ha visto afectado por el momento, «salvo algún ejemplar del perímetro», y de hecho esta es una de las máximas prioridades del plan de lucha contra el fuego.

Esta es la tercera mayor concentración de pinsapos que existe en el mundo, tras las de la Sierra de las Nieves y Grazalema. El resto de ejemplares se distribuyen por rodales más o menos dispersos que llegan hasta Coín. La extensión de la masa principal en Los Reales ocupa unas 100 hectáreas de pinsapar adulto. La buena noticia es que antes del incendio se estaba produciendo mucha regeneración espontánea, sin necesidad de repoblación, con miles de pequeños pinsapitos luchando por abrirse camino en el proceso de selección natural, por lo que el bosque autóctono estaba en franco crecimiento, según explican fuentes técnicas de la Junta. «La dinámica antes del incendio era muy buena», aseguran. Desde una óptica optimista, lo mismo se espera que ocurra cuando este episodio negro pase de una vez.

¿Por qué es tan importante salvar el pinsapo? Pues principalmente, porque es una especie única, lo que la ha convertido en el icono de la flora de la provincia. No en vano, si la cercana Sierra de las Nieves es ya un Parque Nacional se debe en buena parte al hecho de ser el principal refugio mundial de estos árboles milenarios. A pesar de que su reducida extensión territorial lo hace estar permanentemente en peligro de extinción, ha demostrado ser más resistente de lo que se pensaba. Ni el calentamiento global, ni las plagas de hongos e insectos han podido con ellos, y siguen demostrando su capacidad de adaptación. Frente a los malos augurios de principios de siglo, cuando el Gobierno andaluz se vio obligado a activar un plan específico para evitar su extinción, los bosques tradicionales han logrado crecer y consolidarse; a la vez que los científicos han localizado nuevos hábitats en la provincia, que mantienen condiciones idóneas para el desarrollo de la especie. El Plan de Recuperación, que está vigente desde 2011, tiene el mismo nivel de prioridad que el del lince.

La ciencia ya ha demostrado con seguridad genética que en Andalucía, y estos días en Sierra Bermeja, se está luchando por preservar el Abies pinsapo, una especie única, ya que un estudio genético de la Universidad de Sevilla ha determinado que el abeto marroquí, con el que se creía emparentado, es en realidad una especie distinta. El pinsapo de la Escalereta, en Parauta, es el más viejo de cuantos existen. Se sabe que su edad va de los 457 hasta los 660 años (se data habitualmente en unos 550).

COAMBA muestra su apoyo a los efectivos del INFOCA.

El Colegio Profesional de Licenciados y Graduados en Ciencias Ambientales de Andalucía se suma a los innumerables apoyos hacia los efectivos del INFOCA por su sobresaliente trabajo. El cambio climático agrava la problemática de los incendios forestales, que cada vez son más rápidos, peligrosos y difíciles de controlar. En este caso, la prevención es fundamental por lo que es importante no abandonar residuos que puedan provocar un incendio, no hacer fuego en época de incendios, evitar el uso del coche o aparatos mecánicos, invertir en gestión forestal, aumentar la concienciación ambiental, aplicar la ley y aumentar los controles y saber reaccionar ante un incendio.

Compártelo:

¿Quieres disfrutar de los Servicios de COAMBA?

Open chat
¿Necesitas Ayuda?