Donde están los profesionales del medio ambiente de Andalucía   El Colegio Profesional | El ambientólogo | Las Ciencias Ambientales    

El efecto hammam: cuando un océano cálido altera el pronóstico del tiempo.

La atmósfera es un sistema caótico y esto limita la efectividad del pronóstico del tiempo a una decena de días. ¿Puede el cambio climático alterar este límite y hacer que el pronóstico del tiempo sea más fácil o más difícil de determinar? Gracias a un enfoque matemático innovador, un equipo europeo de investigadores ha descubierto que una subida de temperatura de 4°C en el océano, como en un baño turco o hammam, cambiaría significativamente las propiedades caóticas de la atmósfera y facilitaría los pronósticos meteorológicos. ¿Una buena noticia? No tanto: los regímenes meteorológicos (alternancia de las perturbaciones y el buen tiempo) se verían profundamente alterados y estas modificaciones podrían conllevar trastornos importantes en la circulación atmosférica.

Los efectos de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero en el clima son innegables. A pesar de que el calentamiento global del planeta ha sido estudiado durante mucho tiempo, los cambios en la circulación atmosférica causados por la humanida siguen siendo un terreno fértil para el estudio. Los cambios en la circulación dependen de las propiedades intrínsecas de la atmósfera cuya dinámica obedece a las leyes del caos: los pronósticos meteorológicos para plazos mayores de diez días están inevitablemente destinados a fallar debido a la sensibilidad frente a perturbaciones de las condiciones iniciales. Por este motivo, un equipo europeo de investigadores (1) liderado por el investigador Davide Faranda (CNRS, LSCE/IPSL, Francia) y en el que se encuentra la ambientóloga y colegiada de COAMBA M. Carmen Alvarez-Castro (CMCC, Italia), ha cuestionado la relación entre el pronóstico meteorológico y el cambio climático, preguntándose si los efectos de este último, al modificar el caos atmosférico, podrían facilitar o complicar los pronósticos.

Para responder a esta pregunta, los investigadores analizaron datos de presión atmosférica a nivel del mar en la región del Atlántico Norte en el período 1850-2100. Esta variable es un indicador de la circulación atmosférica en latitudes medias y tiene la ventaja de haberse medido en estaciones meteorológicas desde hace mucho tiempo. Este estudio incluye tanto largas series de observaciones como los resultados de los modelos climáticos utilizados en el informe del IPCC (Panel Internacional para el Cambio Climático). Además, los investigadores estudiaron la consistencia del cambio de previsibilidad entre modelos y observaciones desde 1850 hasta hoy y la coherencia de los pronósticos futuros en función del escenario de emisión de gases de efecto invernadero.

Más información aquí.

Fuente:  nature.com