¿Qué avances han logrado los firmantes de la Declaración de Nueva York sobre los Bosques para frenar la deforestación?

¿Cuál es el avance registrado por los compromisos mundiales adoptados con la firma de la Declaración de Nueva York sobre los Bosques hace un año? Los expertos de Forest Trends y de su proyecto Supply Change han realizado el seguimiento de una representación muy significativa de las empresas que ratificaron el documento en septiembre de 2014 y se comprometieron a reducir a la mitad la pérdida de los bosques naturales en 2020 y a terminar con la deforestación en 2030.

El documento resultado del análisis llevado a cabo se titula Firm Commitments: Tracking Company Endorses of the New York Declaration on Forests (Compromisos firmes, seguimiento de las compañías que adoptaron la Declaración de Nueva York sobre los bosques) y destaca que después de un año desde la firma del acuerdo, numerosas empresas están realizando acciones concretas para reducir su contribución a la deforestación global y para trabajar hacia el logro de cadenas de suministro sostenibles.

Estos son los compromisos en los que se centra el informe, basado en la información pública en materia de sostenibilidad facilitada por 51 de los 53 firmantes de la Declaración de Nueva York que pertenecen al sector privado. De estos 51, 41 son empresas y las otras 10 son instituciones financieras. Así, el análisis hace seguimiento de cuestiones tales como qué tipo de acciones han llevado a cabo las empresas antes de firmar la Declaración y están desarrollando desde la rúbrica del documento con el fin de cumplir los objetivos establecidos. Otros de los aspectos evaluados consisten en cómo son y qué características tienen en común las compañías firmantes, cuántas están informando públicamente de sus progresos y qué pueden aportar estas revelaciones a los procesos de toma de decisión sobre los vacíos de información del sector privado y las necesidades de implementación.

Según el informe, nueve de cada 10 firmantes abordan los riesgos asociados al aceite de palma, mientras que flaquean las acciones para hacer frente a los riesgos en otros sectores, en especial los del mercado de la soja.

Los firmantes analizados son las principales compañías minoristas de marcas de alimentos y fabricantes con sede en países desarrollados. Casi todas ellas (92 %) han emitido sus propias metas en materia de sostenibilidad forestal o políticas de contratación. Además, una gran mayoría estableció sus objetivos, políticas o hitos antes de aprobar la Declaración en 2014. Por otro lado, los firmantes son más propensos a tener tanto riesgo como compromisos relacionados con el aceite de palma y poco más de la mitad (56 %) han hecho públicos sus progresos conseguidos en la consecución de los objetivos marcados.

Adicionalmente, un 65 % de las entidades que apoyan la Declaración de Nueva York sobre los Bosques también son partidarias de lograr la deforestación cero —deforestación cero en cualquier lugar del mundo— y la deforestación neta cero —podría producirse pérdida de bosques, pero esta sería compensada con restauraciones—.Un 60 % de los firmantes es más partidario de comprometerse de manera explícita con dichos objetivos que los no firmantes monitorizados por Supply Change. Además, los firmantes también se muestran más inclinados al cumplimiento de la legalidad y la defensa de los derechos humanos.

La mayoría de los firmantes se comprometen a adquirir productos certificados mediante el uso de algunas combinaciones de volumen físico y certificados. Las empresas informaron de un 68 % de progreso hacia estos objetivos durante el seguimiento anual más recientemente realizado.

Declaración de Nueva York

La Declaración de Nueva York recoge la voluntad de 37 gobiernos nacionales y 20 subnacionales, 53 compañías e instituciones, 16 redes de comunidades indígenas y 54 organizaciones de la sociedad civil para recortar a la mitad la pérdida de bosques naturales en 2020 y acabar definitivamente con la deforestación en 2030.

Otros compromisos consensuados pasan por restaurar 150 millones de hectáreas de bosques degradados para 2020 y otros 200 millones para 2030, promover el desarrollo sostenible y reducir la pobreza para crear alternativas para la deforestación de subsistencia. Cabe apuntar que 1600 millones de personas dependen de los bosques para cubrir sus necesidades básicas.

Además, los firmantes de la Declaración también trabajarán por aumentar la demanda de productos básicos sostenibles y de pagos por soluciones al cambio climático para apoyar y premiar la acción forestal positiva. En este sentido, en 2014 la inversión en acciones climáticas relacionadas con los bosques de los sectores público y privado se elevaron a 541 millones de dólares.

Fortalecer la gobernanza forestal, la transparencia, el imperio de la ley, así como empoderar a las comunidades y reconocer sus derechos a los recursos también forma parte de la lista de metas que deben cumplir los 180 organismos, gobiernos, empresas y entidades que se sumaron a la Declaración de Nueva York por los Bosques. En la actualidad, las exportaciones derivadas de la reconversión forestal ilegal ascienden a 61 000 millones de dólares.

Ver publicación.

Fuente: mercadosdemedioambiente.com

Compártelo:

¿Quieres disfrutar de los Servicios de COAMBA?

Open chat
¿Necesitas Ayuda?