Los envases sostenibles llegaron para quedarse. La invención de estas tecnologías ocurre en un contexto en el que el consumo masivo de productos industrializados ha derivado en un consumo exponencial de packaging, que culmina en islas de basura en los océanos.

Los envases sostenibles son una opción ecológica al envalaje de productos

Gestión de residuos
La generación de residuos se incrementó con el desarrollo industrial, el crecimiento urbano y el consumo excesivo.

Por eso, la necesidad de crear infraestructuras y procesos de mejora continua dentro de la gestión de los residuos es fundamental para evitar el deterioro del ambiente y la propagación de enfermedades.

En relación con lo anterior, podemos mencionar a la economía circular, que permite el cierre del ciclo de vida de los productos.

Específicamente, se trata de la extracción del máximo uso y valor de los residuos, productos y materias primas. Asimismo, favorecer el uso racional de la energía.

Entre los residuos se pueden encontrar elementos de distinta composición, estado, peligrosidad, etc. Dentro de estos, el packaging (envases y embalajes) ocupa un enorme lugar entre las islas de basura que se encuentran en los océanos.

El packaging es de los principales elementos que se encuentran en la basura oceánica

Un cambio en la industria
Reducir, reciclar, reutilizar son los principios que rigen a la economía circular, y la gran industria del consumo es consciente de la necesidad de cambiar el rumbo hacia estos horizontes.

En este sentido, un proceso en la mira es el de los envases y embalajes, que debe reorientarse al uso de materias primas y procesos menos dañinos para el ambiente.

Tecnología aplicada
Las opciones que se están desarrollando en la industria de la producción de packagings son diversas. En este sentido, la innovación resulta fundamental para nuevas tecnologías que permitan diseñar procesos y embalajes sostenibles.

Como ejemplo, se destacan los bioplásticos, o polímeros plásticos de base biológica, que son producidos a partir de residuos industriales y municipales.

Según datos publicados en Murcia economía, “las previsiones apuntan a una producción de plástico de base biológica en 2023 que superará los 2,6 millones de toneladas frente a los 2,1 millones en 2018”.

Iniciativas de Envases sostenibles
Entre las compañías involucradas en este cambio de paradigma, encontramos a Jabil Packaging Solutions (JPS) que presentó servicios de embalajes sostenibles.

En particular, consta de tres servicios: Diseño para la sostenibilidad, Evaluación sostenible del embalaje y Abastecimiento y desarrollo de materiales.

Desde la organización resaltan que la evaluación, obtención de materiales adecuados y el diseño de productos que cumplan los requisitos de sostenibilidad corporativa es complejo. Asimismo, que requiere de un “nuevo nivel de asociación y colaboración en toda la cadena de suministro”.

Envases compostables
Otro ejemplo de iniciativas de envases sostenibles son aquellos que se pueden compostar. Feltwood no utiliza plástico, adhesivos o aglomerantes en sus productos de packaging.

Estos envases sostenibles están fabricados con fibras 100% vegetales. Por eso destacan que son “biodegradables, reciclables e incluso compostables”.

Para finalizar, cabe recalcar el papel que tenemos los consumidores en este cambio. Desde elegir los productos, conocer su procedencia, gestionar nuestros residuos, usar envases retornables. Dentro de estas opciones, los envases sostenibles llegaron para quedarse y seguir creciendo.
Accede a la noticia.
Fuente: geoinnova.org