Economía Circular, su futuro y perspectiva europea (Parte 1) – Revista OTWO mayo de 2024

Artículo publicado en nuestra sección Hábitat COAMBA de la revista OTWO nº 57 del mes de abril de 2024. Desde la Página Nº 50 a la 59.

Autora: Ángela Ventura Prados, Científica ambiental, especializada en microbiología ambiental aplicada a la obtención de biocombustibles. CEO en VenpraLab.

Introducción

Hasta la fecha, la sociedad ha seguido un patrón de desarrollo consumista arraigado en una economía lineal de «usar y tirar». Sin embargo, los esfuerzos actuales están orientados hacia un cambio a lo que se conoce como economía circular. Este enfoque implica un sistema económico y social que busca la producción de bienes y servicios mientras reduce la generación de residuos (España. Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, 2022).

La estrategia española «España Circular 2030» sienta las bases para promover un modelo de producción y consumo en el que el valor de los productos, materiales y residuos esté enraizado en la economía circular (España. Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, 2020). En este contexto, se busca obtener bioproductos que generen valor económico y contribuyan a la sostenibilidad ambiental.

Además, las estrategias de desarrollo sostenible para 2030 y la reciente Ley de Cambio Climático y Transición Energética Ley 7/2021, de 20 de mayo, ponen de manifiesto la preocupación por la acumulación de residuos, su separación y su valorización. Asimismo, la nueva Ley de Gestión de Residuos y Suelos Contaminados Ley 7/2022, de 20 de mayo tiene como objetivo aumentar la reutilización y el reciclaje de residuos municipales hasta alcanzar un mínimo del 65% para 2035 Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética, 2021. Estas medidas reflejan el compromiso de España con la transición hacia una economía más circular y sostenible.

En el contexto actual, donde la preocupación por el medio ambiente y la sostenibilidad se encuentra en un primer plano, la economía circular emerge como un paradigma fundamental para abordar los desafíos asociados con el modelo económico lineal predominante. Las iniciativas como «España Circular 2030» y las leyes de gestión de residuos reflejan el compromiso de los países con la transición hacia una economía que busca maximizar el valor de los recursos, reducir la generación de residuos y promover la eficiencia en el uso de los recursos. Estos esfuerzos están en consonancia con los principios fundamentales de la economía circular, que se centra en la reutilización, el reciclaje y la regeneración de recursos para crear un sistema más sostenible y resiliente a largo plazo.

Fundamentos de la Economía Circular

La economía circular nace como una alternativa imprescindible en respuesta a la crisis económica y social actual. Basada en los principios de reutilización, reciclaje, reducción y replanteamiento, este enfoque está ganando terreno entre líderes políticos, empresariales y ciudadanos como un modelo más sostenible y eficiente. Este modelo promueve un flujo cíclico de materia y energía, equilibrando el beneficio económico con la protección ambiental mediante la introducción de tecnologías innovadoras y la mejora de la reputación del sector industrial. Además, fomenta la colaboración entre la ciencia y la industria para desarrollar soluciones que reduzcan el impacto ambiental y satisfagan las demandas del consumidor.

En la actualidad, se están implementando diversas prácticas científicas orientadas hacia la transición hacia una economía circular. Ejemplos incluyen la reutilización de residuos orgánicos para la producción de biometano y biomasa, la transformación de plásticos marinos en nuevos productos como zapatillas deportivas, y el aprovechamiento de residuos pesqueros para la obtención de complementos alimenticios ricos en proteínas, como champús y cosméticos de colágeno. Por otro lado, es importante destacar que estas prácticas científicas están respaldadas por investigaciones continuas y desarrollo tecnológico para optimizar su eficacia y viabilidad en el mercado.

La adopción de la economía circular conlleva beneficios ambientales, sociales y económicos, al reducir los costos operativos y de gestión de residuos a lo largo de toda la cadena de producción y consumo. Por si fuera poco, se estima que esta transición podría generar una considerable cantidad de empleos en sectores relacionados con la economía circular, contribuyendo así a la creación de una sociedad más inclusiva y resiliente. En resumen, la economía circular se posiciona como el modelo presente y futuro, capaz de impulsar una verdadera transformación hacia la sostenibilidad en todos los aspectos de la vida económica y social.

Importancia de la Economía Circular para el Futuro

El creciente interés por el diseño ecológico, lo sustentable y lo «eco» ha generado una necesidad de adaptación a estas tendencias por parte de las políticas y la sociedad en general. Sin embargo, surge la pregunta sobre hasta qué punto este enfoque es genuino o simplemente una estrategia de «greenwashing».

En contraposición, la economía circular, fundamentada en la imitación de los procesos naturales, aboga por un paradigma donde todo tiene valor y los residuos se convierten en nuevos recursos, logrando así mantener un equilibrio entre el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. Esta perspectiva persigue objetivos fundamentales para garantizar la viabilidad de la sociedad en el futuro. Además de promover la conservación de los recursos naturales y la reducción de los residuos, la economía circular impulsa la innovación, la creación de empleo y el crecimiento económico. En lugar de simplemente agotar los recursos disponibles, este enfoque busca maximizar su uso y valor a lo largo de múltiples ciclos de vida, lo que resulta en una mayor eficiencia y resiliencia en el sistema económico.Pero la economía circular no solo tiene esos principios sino que también conlleva una participación activa tanto de las empresas como de los consumidores en la construcción de un futuro sostenible y resiliente, sin comprometer el medio ambiente. Por esta razón, se posiciona como la piedra angular para avanzar hacia una economía resiliente y con bajas emisiones de carbono. Es fundamental comprender que la economía circular no solo es una estrategia empresarial, sino un cambio de paradigma que requiere una colaboración integral entre todos los actores de la sociedad para su implementación efectiva.

Por otro lado, la economía circular es una de las herramientas más fructíferas para la recuperación del medio ambiente, no solo busca evitar la generación de residuos y fomentar el crecimiento económico, sino que también promueve la regeneración del entorno natural. Esto se logra dejando espacio para que el entorno natural prospere y adoptando un enfoque de «extracción por regeneración», donde se busca construir capital natural en lugar de agotarlo. En este sentido, la economía circular permite el florecimiento de entornos regionales, sociales y culturales específicos, al tiempo que se protege y mejora el medio ambiente para las generaciones futuras.

Si se vuelve a la perspectiva económica que ofrece la economía circular, según estudios realizados por la Unión Europea, la Economía Circular tiene un gran potencial para la generación de empleo. Se estima que la implementación de este modelo podría generar alrededor de 700,000 puestos de trabajo en Europa, de los cuales al menos un 10% podrían surgir en España. Además, la transición hacia una economía circular podría conducir a un beneficio económico neto de 1,8 billones de euros para Europa en 2030. En el caso de la India, se proyecta un valor anual de aproximadamente 624,000 millones de dólares para el año 2050, en comparación con el escenario lineal actual.

Estas cifras de incremento favorable, no solo las apoyan estudios europeos, sino que América Latina y el Caribe también respaldan estos hallazgos, indicando que la adopción de la economía circular en la región podría generar un incremento neto de 4,8 millones de puestos de trabajo. Estos datos subrayan el potencial significativo de la economía circular para estimular el crecimiento económico, crear empleo y promover la sostenibilidad tanto a nivel regional como global.
Asimismo, según la Comisión Europea, la implementación de medidas circulares ambiciosas en Europa podría generar alrededor de 700,000 nuevos empleos. Sin embargo, es importante tener en cuenta las posibles pérdidas de puestos de trabajo derivadas de la aplicación de tecnologías de la Industria 4.0. Por lo tanto, resulta crucial que la economía circular aproveche el potencial de la Cuarta Revolución Industrial, al tiempo que garantiza el bienestar de los trabajadores y su participación en la economía.

A pesar de todos los beneficios que promueve la economía circular, surge el fenómeno del greenwashing como un medio para subirse al barco ya zarpado de la economía circular. En lugar de adoptar prácticas genuinas y significativas de economía circular, algunas empresas pueden recurrir al greenwashing, es decir, a tácticas de marketing engañosas que dan la impresión de ser respetuosas con el medio ambiente sin realmente implementar cambios sustanciales en sus operaciones o productos. Esto resalta la importancia de la transparencia y la autenticidad en la adopción de la economía circular, asegurando que las iniciativas sean genuinas y efectivas en su contribución a la sostenibilidad y al bienestar social.

Pero, ¿Qué ocurre con aquellas empresas que utilizan ese greenwashing? El greenwashing consiste en el movimiento de aquellas empresas que afirman ser más ecológicas de lo que realmente son, y ofrecen información exagerada o engañosa a los consumidores sobre la durabilidad y el impacto ambiental de sus productos. Esta práctica promueve una falsa impresión sobre el impacto ambiental o los beneficios de un producto, lo que puede inducir a error a los consumidores. En resumen, las empresas que practican el greenwashing se benefician de las ventajas percibidas de la economía circular sin realmente cumplir con sus principios. Por esta razón la Unión Europea ha adoptado medidas para acabar con este movimiento. Busca proteger a los consumidores y garantizar la transparencia y la veracidad de las afirmaciones ambientales hechas por las empresas. Estas medidas incluyen regulaciones más estrictas sobre la publicidad y el etiquetado ecológico, así como la aplicación de sanciones a aquellas empresas que realizan prácticas de greenwashing. De esta manera, se busca promover una verdadera transición hacia una economía más sostenible y circular, sin dejar espacio para la manipulación o el engaño por parte de las empresas.
Para combatir el greenwashing, la Unión Europea ha establecido varias prohibiciones basadas en:

  • Afirmaciones medioambientales genéricas sobre productos sin pruebas: Se prohíbe a las empresas hacer afirmaciones vagas o genéricas sobre la sostenibilidad de sus productos sin proporcionar pruebas concretas que respalden dichas afirmaciones. Esto incluye afirmaciones como «ecológico», «verde» o «amigable con el medio ambiente» sin una base sólida.
  • Afirmaciones de que un producto tiene un impacto neutro, reducido o positivo en el medio ambiente porque el productor compensa las emisiones: Se prohíbe hacer afirmaciones sobre el impacto ambiental de un producto basadas únicamente en la compensación de emisiones, sin tener en cuenta el ciclo de vida completo del producto y sin proporcionar pruebas sólidas de la efectividad de dichas compensaciones.
  • Etiquetas de sostenibilidad que no se basen en sistemas de certificación aprobados o establecidos por autoridades públicas: Se prohíbe el uso de etiquetas de sostenibilidad que no estén respaldadas por sistemas de certificación reconocidos o establecidos por autoridades públicas. Esto garantiza que las afirmaciones de sostenibilidad de los productos estén respaldadas por estándares sólidos y verificables.

Estas prohibiciones son parte de los esfuerzos de la Unión Europea para garantizar la transparencia y la veracidad en las afirmaciones ambientales hechas por las empresas, protegiendo así a los consumidores de prácticas engañosas de greenwashing y promoviendo una verdadera transición hacia una economía más sostenible y circular.

Por lo tanto, la transición hacia una economía circular no solo es una necesidad real para el futuro, sino que también ofrece una oportunidad para construir una sociedad más próspera, equitativa y sostenible para las generaciones venideras. La clave está en implementar políticas y prácticas que fomenten esta transición de manera genuina y efectiva, evitando caer en estrategias superficiales de «greenwashing».

Fuente: Revista OTWO nº 58 del mes de mayo de abril de 2024.

El colegio profesional no se hace cargo ni responsable de las opiniones o estudios publicados por parte de un colegiado o grupo de los mismos o fuentes externas.

COAMBA tiene una sección propia en la revista OTWO denominada Hábitat COAMBA. Si alguna persona Colegiada está interesada en escribir su propio artículo y que sea publicado en esta Sección, debe contactar con oficina@coamba.es para más información.

Animamos a nuestros/as colegiados/as a participar y a suscribirse para recibir publicaciones futuras de la revista OTWO de forma gratuita.

Compártelo:

¿Quieres disfrutar de los Servicios de COAMBA?

¿Necesitas Ayuda?